Inicio
Próximo Partido
VS
Domingo
02 de Julio 2017
19:30 HRS.
Siguenos en:

Columna Fan: Le Creyeron a Pedro

27 de Mayo del 2015 4:35 pm.

Le Creyeron a Pedro                
Por: Fernando Salmones
26 de Mayo 2015

Hace unos meses parecía que un terremoto sacudiría lo más profundo de la estructura santista. Si iban los líderes, los que movían al equipo. Pedro y Alejandro tenían objetivos claros e hicieron su diseño: Sanear o mejorar las finanzas afectadas todavía por las compras hechas y armar un equipo nuevo, joven, muy competitivo y sobre todo que compre la idea de Pedro sobre la cancha mostrándose como guerreros ganándose nuevamente a toda la afición.   Al irse los pilares surgen nuevos líderes y por momentos parecía que todo se salía de control hasta el punto de mostrar un equipo dividido (extranjeros-mexicanos) en la conferencia de prensa donde hablaron del arbitraje. En la cancha no jugaban como se los indicaban y eso se notaba al ver a Pedro en la banca, corrigiendo, moviendo, gritando, desesperado. Pero el equipo no estaba convencido; aún no le creían. O al menos, no todos.

Llegó el punto más complicado del torneo, algunos medios y muchos aficionados exigían la cabeza de Pedro sin entender que en la cabeza de Pedro pero sobre todo en los pies y en la cabeza de los jugadores estaba la solución. Reunión urgente, decisiones adecuadas (aunque en ese momento impopulares), y Pedro es ratificado. Su postura física durante la conferencia, interesante: cerrado, bien plantado, seguro pero incómodo.

Se construyen un caparazón y comienzan a trabajar como verdadero equipo con un guía: Pedro.  ¿Qué pasó? De repente parecía que cada partido era planteado y ejecutado a la perfección. De un momento a otro parecía haber ideas, coherencia, momentum. Y así, llegamos a la final.

La naturaleza humana es muy sabia. A la gente no se le hace cambiar hablando o gritando. Las personas (cualquiera incluyendo jugadores) acepta cambios empujada por algún MIEDO. Ese miedo que puede paralizar o te puede catapultar a sacar lo mejor. Entendieron que de no hacer cambios habría dolor inmediato para todos. Dolor traducido en contratos, cambios de equipo, sueldos, llamados a selección y sobre todo en la falta de reconocimiento público.

Pedro sabía que ese cambio consistía en que los jugadores le creyeran. Y eso no dependía de la capacidad sino de la motivación. Así que valiéndose de los motivadores del cambio: Placer y Dolor, de alguna manera los convenció. Pacer por lo que significaría calificar y callar muchas bocas y dolor por lo que significaría no hacerlo. Los llevo a un lugar donde no tenían nada más que perder, a un lugar donde el jugador pudo haber dicho “pues ya no queda nada, vamos a intentarlo, a confiar, a tener fe”, y hoy las palabras de cada jugador son las mismas: el diseño de Pedro, la estrategia de Pedro, el planteamiento de Pedro, cuando en el fondo el sentimiento es: “le creímos a Pedro”.